La psicomotricidad es la relación que se establece entre la actividad psíquica y la capacidad de movimiento del cuerpo, y se divide en estas dos partes: la motriz y la psíquica. La relación ellas esindisoluble, son vitales para el proceso del desarrollo integral de las personas. Dice Jean Piaget que la inteligencia se construye a partir de la actividad motriz de los niños.

Diferentes movimientos educativos, como la Escuela Nueva, pretenden transformar la educación en un lugar de experiencias reales, no sólo teóricas, relacionadas con el entorno del niño. Así la psicomotricidad es protagonista en “la educación integral del individuo”. La primera infancia, se ha vuelto esencial en la educación infantil, con sus características y actividades propias y adaptadas para los niños pequeños.

La psicomotricidad, como parte imprecindible de la educación infantil, ayuda al niño a desarrollar destrezas, hábitos y actitudes que facilitarán su adaptación a la vida escolar y al aprendizaje continuo.

En los primeros años de vida, la psicomotricidad influye directamente sobre el desarrollo intelectual, afectivo y social.

A nivel motor desarrolla en el niño el control de su movimiento corporal.
A nivel cognitivo potencia su memoria, atención, comprensión y elaboración de nuevas ideas.
A nivel social y afectivo consigue conocer sus límites emocionales y aceptarlos, favoreciendo así su relación con los demás.

Es a través de movimiento como el niño es capaz de analizar y comprender el mundo que lo rodea y conocerse a si mismo además de estimular los neurotransmisores que le permitan después, adquirir funciones mentales mas complejas.

Los autores del libro “Educación y motricidad”, Picq y P. Vayer y del test motor que lleva su nombre, proponen la existencia un estrecho paralelismo entre el desarrollo de las funciones motrices, (del movimiento y de la acción) y la evolución de las funciones psíquicas.

La actividad y el movimiento diarios son naturales en el niño, esto les ayuda a adquirir nociones corporales, espaciales, temporales y de lateralidad entre otras.

Podríamos hablar de áreas de la psicomotricidad, para poder ejercitarlas de manera independiente, aunque en realidad es casi imposible aislarlas unas de otras. Así en una actividad de coordinación gruesa como botar la pelota, no podemos dejar de practicar la noción espacial, temporal, control del cuerpo, y coordinación visomotora.

Algunas de estas áreas son Coordinación motora gruesa. Coordinación motora fina o visomotora. Equilibrio. Noción y control corporal. Ritmo. Noción espacial. Noción temporal. Respiración y relajación. Planos horizontal, vertical, gráfico y tercera dimención. Percepciones y sensaciones.